Heredarás mi fortuna cuando duermas tres noches sobre la tumba de la abuela: Sobre el legado condicional o a término

Las herencias han suscitado la imaginación humana desde siempre, las bibliotecas y las videotecas son muestra de ello. Y un tipo de herencia que ha despertado sobremanera la creatividad de literatos y cineastas, ha sido la conocida en el lenguaje jurídico como “legado condicional o a término”. En pocas palabras, se trata de herencias en las que el heredero solo la recibirá si cumple alguna condición impuesta en el testamento. Bien, esto no solo ocurre en las películas, también ocurre en la vida real. A este respecto, en la sección IV, De la institución de heredero y del legado condicional o a término (Libro III, Título III, Capítulo II, del Código Civil), se regula el legado condicional. A continuación comentaremos brevemente esta parte del Código Civil. No obstante siempre será recomendable que consulte a sus abogados especialistas en herencias.

Legado-condicional-o-a-término

En primer lugar, supongamos que la condición que se le impone consiste en viajar a Marte y escribir en una piedra roja “Te quiero abuelita”. Bueno, suena absurdo, pero podría ocurrir, por no mencionar el hecho de que se trata de un ejemplo bastante gráfico. La condición es imposible de cumplir, al menos tal y como ahora mismo están las cosas. De ser este el caso, usted no tendrá de qué preocuparse, ya que el artículo 792 le exime de “las condiciones imposibles y las contrarias a las leyes o a las buenas costumbres”. No obstante, en un futuro esta condición podría ser factible.

Bien, la condición anterior podría ser factible. Así hemos concluido el párrafo precedente. Queremos continuar con el ejemplo, puesto que como ya hemos mencionado, es muy gráfico. Supongamos que dentro de 50 años, se mantiene intacto nuestro Código Civil. Supongamos además, que es posible viajar a Marte. ¿Qué dice la ley al respecto? No habla del futuro, pero nosotros la vamos a aplicar a esta situación del futuro… por mor del ejemplo. Al tratarse de una condición puramente potestativa, entonces según el artículo 795, se debe cumplir, a no ser que ya se hubiera cumplido y fuera imposible repetirla. Si esto no se pudiera hacer en los términos ordenados por el testador, la condición se podrá cumplir en términos similares (artículo 798), quedando cumplida si por causa exclusiva del testador esta no pudiera ser cumplida (artículo 798).

En nuestro artículo hemos elegido un ejemplo sencillo, de un clásico del cine y la literatura cuando de herencias hablamos. Se trata de la condición que podemos llamar caprichosa. No obstante, hay otras muchas situaciones posibles, recogidas en el Código Civil, y es que hay quince artículos que regulan este tipo de herencias. Por ello es aconsejable que si tiene dudas consulte con su abogado de herencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *