Blindando a nuestra mascota

La realidad es cruda y cruel, y todos los sabemos. Por ello no debería sorprender el hecho de que existan casos en los que un perro, un gato, una tortuga o un loro, merezcan heredar nuestros bienes, más que nuestros familiares y amigos. Bueno, esta es una forma bien dramática de plantear las cosas. Lo cierto es que en España no es posible dejar nuestra herencia a nuestras mascotas, como ocurre en otros países (todos conocemos casos de ancianas excéntricas que dejan como herederos de sus inmensas fortunas a sus caniches). Por otra parte, no parece muy razonable dejar una herencia a un animal que ni siquiera es consciente de que es heredero. Sencillamente, parece que los intereses de nuestras mascotas no alcanzan a tanto. Se conforman con permanecer con vida, con comer y beber agua fresca, y con no padecer dolor ni sufrimiento. Por lo demás, poco le importará a nuestro perro ser el heredero, en el caso hipotético de que lo pudiera ser, de una fortuna y un castillo con piscina.

Perro-rey

Lo que sí podemos hacer, y además es razonable hacerlo, es asegurar el futuro de nuestra mascota, si sobrevive a nosotros. Se trataría de blindar su futuro mediante nuestra herencia. Por supuesto, nuestra mascota no puede heredar nuestros bienes, pero estos pueden estar sujetos a una condición que implique el bienestar de nuestro gato, nuestro perro o nuestro loro, durante toda su vida. Es decir, podemos dejar parte de nuestros bienes a alguien de confianza, sea un pariente, un amigo o una asociación protectora de animales a condición de que se hagan cargo de nuestra mascota. En este caso, podremos designar dos veterinarios para que hagan el seguimiento de la misma durante su muerte, terminando con la autopsia que determinará su fallecimiento. Esto lo podremos hacer de dos maneras:

1. Herencia o legado bajo condición resolutoria: en este caso la propiedad de los bienes que dejemos en herencia al cuidador de la mascota, pasan a ser de su propiedad desde primera hora, pudiéndolos perder siempre que incumpla la condición.

2. Herencia o legado bajo condición suspensiva. La propiedad de los bienes que dejamos en herencia, no pasará a manos del heredero-cuidador hasta que este no demuestre haber cumplido la condición, es decir, hasta que no haya cuidado de nuestra mascota hasta su muerte.

En cualquier caso, y dado que las herencias conllevan ciertos aspectos conflictivos, siempre es aconsejable consultar con un abogado de sucesiones. A este respecto, nosotros somos abogados especialistas en herencias y estaremos a su disposición para lo que necesite.

© Imagen: laterrazaderadiovigo.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *