Abogados para herencias y testamento militar

Los abogados para herencias han de estar preparados para todos los casos posibles. Uno de ellos es el testamento militar, el cual tiene su propia normativa, recogida en los artículos 716-721 del Código Civil. Aunque se trate de situaciones excepcionales, como veremos, merece la pena dedicarle unas líneas en nuestro blog. Es por ello que esta entrada está dedicada al testamento militar.

 

El testamento militar, como saben todos los abogados para herencias, es un testamento que se realiza en circunstancias especiales. En efecto, tal y como se especifica en el primer párrafo del artículo 716, este testamento se realiza en tiempos de guerra y está reservado para “los militares en campaña, voluntarios, rehenes, prisioneros y demás individuos empleados en el ejército, o que sigan a éste”. En este caso, las personas que se encuentren en algunas de estas situaciones, podrán otorgar su testamento ante Oficial que sea, como mínimo, Capitán. Otras especificaciones que se hacen en este artículo recogen la circunstancia de que el testador se encuentre herido de gravedad, en cuyo caso podrá otorgar testamento ante un Capellán o ante el médico que lo atienda. Si está en el extranjero, esta normativa también se le aplicará. Asimismo, en caso de estar en un destacamento, podrá otorgar testamento ante la persona que lo mande, aunque sea un subalterno. Finalmente, por lo que respecta al artículo 716, en todas las circunstancias que hemos descrito anteriormente será necesaria la presencia de, al menos, dos testigos.

 

En el artículo 717, se especifica que también se podrá otorgar testamento ante un Comisario de guerra. Este ejercerá las funciones de notario, rigiéndose en este caso por lo estipulado en los artículos 706 y siguientes.

 

En el artículo 718, se estipula cómo se tramitarán los testamentos otorgados en función de los artículos 716 y 717. Este habrá de pasar, primero al cuartel general y de aquí al Ministerio de la Guerra. No obstante, este “Ministerio de la Guerra” pudiera ser un anacronismo, sobre todo si tenemos en cuenta que España estuvo no hace muchos años en guerra contra Irak y no existió tal ministerio, por lo que cabe suponer que en caso de no haber un Ministerio de la Guerra, el testamento iría al Ministerio de Defensa. En caso de que fallezca el testador, le tocará al Ministro de turno enviar el testamento al Juez del último domicilio del difunto. Si no pudiera ser enviado a este, entonces debería enviársele al Decano de los jueces de Madrid. Este citará a los herederos y con la intervención del fiscal, a quien se habrá citado previamente, procederá a la apertura del testamento. Los herederos, previamente a la apertura de este, deberán haber solicitado que el testamento se eleve a escritura pública, protocolizándose en función de lo estipulado en la Ley de Enjuiciamiento Civil.

 

En el artículo 719 se estable la caducidad de estos testamentos especiales. En efecto, acabada la campaña militar, estos testamentos caducarán pasados cuatro meses de su finalización.

 

En el artículo 720 nos encontramos con la posibilidad de testar ante solo dos testigos. Esta posibilidad se reserva para los casos de “batalla, asalto, combate, y generalmente en todo peligro próximo de acción de guerra”. Los testigos deberán formalizar el testamento ante el Auditor de guerra o ante el funcionario de justicia que siga al ejército. Este testamento pierde su validez si pasado el peligro, el testador sobrevive al mismo.

 

Por último, en el artículo 720 se estipula el procedimiento a seguir para los testamentos cerrados. En este caso, se tendrá en cuenta lo estipulado en los artículos 706 y 707, aunque se otorgará en función de lo estipulado en el artículo 716. No obstante, para los testamentos cerrados, los dos testigos y el Oficial que se mencionan en el artículo 716 deberán firmar el acta de otorgamiento, además del testador, si pudiere.

 

Si tiene dudas sobre el testamento militar, consulte con nosotros. Somos abogados para herencias y podremos asesorarle al respecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *